Porque las grasas saturadas son malas

Porque las grasas saturadas son malas

Porque las grasas saturadas son malas para la salud y las consecuencias que estas traen en su cuerpo. Despertando enfermedades graves que te harán la imposible. La mayor parte de la grasa trans se forma a través de un proceso industrial que añade hidrógeno al aceite vegetal, lo que hace que el aceite se vuelva sólido a temperatura ambiente.

El aceite parcialmente hidrogenado es menos propenso a estropearse así que los alimentos hechos con él tienen una vida más larga y útil. Además, algunas carnes y productos lácteos también contienen pequeñas cantidades de grasas trans.

Las grasas trans se encuentran en una variedad de productos alimenticios, incluyendo productos horneados, aperitivos, alimentos fritos, masas de refrigerador y crema no láctea y margarina.

Estas grasas trans, particularmente parecen no tener ningún beneficio para la salud conocido. Pero, a la inversa, son muy perjudiciales para nuestra salud. Los expertos recomiendan mantener la ingesta de estas grasas tan baja como sea posible.

¿Por qué las grasas trans son malas para usted?

A medida que se acumularon investigaciones sobre aceites vegetales hidrogenados, sus desventajas se hicieron evidentes. Las grasas trans pueden aumentar el colesterol (malo), La grasa trans también reduce el colesterol bueno, cuya función es eliminar el exceso de grasa que permanece en la sangre. Eliminar las grasas trans de su dieta puede promover la salud del corazón.

En la década de 1990, la Organización Mundial de la Salud comenzó a advertirnos de reducir la ingesta de grasas trans y, en 2006, el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York prohibió el uso de grasas trans en los restaurantes. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) hizo lo mismo en 2015, determinando que los aceites parcialmente hidrogenados, que eran la principal fuente de grasas trans artificiales en los alimentos procesados, ya no se consideraban seguros para su uso en alimentos para humanos.

¿Porque hay grasas trans en los alimentos todavía?

Las grasas trans fueron oficialmente prohibidas en 2015, pero cambios como ese toman tiempo. El problema es que las grasas trans todavía se encuentran en los alimentos a pesar de que la Administración de Alimentos y Medicamentos eliminó los aceites parcialmente hidrogenados de la lista de ingredientes que en general se reconoció como seguros en 2015, explica Krista Haynes, RD, CSSD y gerente de nutrición en Beachbody. La FDA otorgó a los fabricantes de alimentos hasta 2018 para cumplir con la decisión de que todos los alimentos preparados en los EE. UU. No deben incluir aceites parcialmente hidrogenados, a menos que lo apruebe la FDA., pero que pasa con el resto de países donde no tienen control sobre este proceso.

Entonces, es por eso que todavía escuchas acerca de estas grasas no saludables, y por qué aún debes estar pendiente de ellas. O tal vez nunca habías escuchado de esto y por eso están aquí.

Cómo encontrar grasas trans ocultas

La buena noticia es que, teóricamente, la etiqueta de información nutricional de la mayoría de los productos le indicará si un alimento contiene grasas trans o no. La mala noticia es que las etiquetas no son infalibles. Las regulaciones gubernamentales significan que las grasas trans todavía pueden estar en los alimentos con una etiqueta de información nutricional que dice 0 g de grasas trans.

Esto se debe a que los fabricantes pueden redondear las cantidades, por lo que un alimento que tenga 0.49 g de grasas trans por porción diría 0 g de grasas trans en la etiqueta. Algunos productores de alimentos reducen los tamaños de las porciones para que puedan engañar al consumidor haciéndole creer que es una opción saludable, libre de grasas trans. Eso significa que si un tamaño de porción realista de esa fuente oculta de grasas trans es de tres porciones (frente a lo que la etiqueta dice que debe considerar como una sola porción), puede ingerir 1.5 g de grasas trans de un alimento que dice contener cero.

Cuando se trata de grasas trans, parece que no hay una cantidad segura (especialmente cuando se trata de la salud del corazón), por lo que incluso pequeñas cantidades son una preocupación. Esta es la razón por la cual las grasas trans han sido prohibidas.

Para complicar los esfuerzos para evitar estas grasas, la FDA ha hecho una excepción especial, permitiendo a las compañías de alimentos solicitar el uso de aceites parcialmente hidrogenados como aditivos y en otras aplicaciones específicas.

Efectos dañinos que producen las grasas saturadas

  • Aumentan significativamente el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular;
  • Causan resistencia a la insulina y conducen a la diabetes tipo II, pero los resultados de los estudios en humanos son mixtos;
  • También tienen un efecto no saludable en nuestros niveles de colesterol aumento de LDL y disminución del colesterol HDL;
  • Aumentan la inflamación, especialmente en personas con sobrepeso u obesidad;
  • Pueden dañar el revestimiento interno de nuestros vasos sanguíneos, causando una condición conocida como disfunción endotelial;
  • Y aumentan el riesgo de cáncer, pero su efecto sobre el riesgo de cáncer es menos claro.
Cómo reducir su ingesta grasas saturadas
  • Coma carne magra, Podemos reducir en gran medida la ingesta de grasas trans al disminuir la ingesta de carnes grasas como la carne de res y cerdo y reemplazarlas con carnes magras como aves de corral, mariscos y cortes magros de carne. Un beneficio adicional de los mariscos es que es alta en grasas saludables que pueden reducir el riesgo de enfermedades del corazón.
  • Lácteos bajos en grasa – Podemos hacer esto cambiando a leche baja en grasa o sin grasa. Si hacemos esto gradualmente, la diferencia de sabor será menos perceptible.
  • Elimine la comida chatarra – La mayoría de la comida basura se carga con grasas trans. Si usted tiene el hábito de comer estos alimentos sobre una base regular, es necesario reducir drásticamente su ingesta.
  • Hornear – Alimentos para hornear resultará en un plato que es más bajo en grasa y calorías que otros métodos de cocción como freír. Asar a la parrilla es también una mejor opción, aunque más tiempo.
  • Prefiero la comida casera – La comida hecha en casa casi siempre es más saludable que lo que podemos conseguir en un restaurante porque podemos controlar sus ingredientes, cortando las grasas saturadas y reemplazándolas con aceites vegetales particularmente canola o aceites de oliva. Así, la comida casera es mucho más baja en ellos.

Conclusión  final sobre las grasas saturadas

No hay niveles seguros de esta grasa para comer cada día, así que trate de evitarlos completamente. Incluso si un alimento se anuncia como libre de grasas trans, todavía puede contener pequeñas cantidades. Limitar la ingesta de alimentos fritos comercialmente hablando y productos horneados hechos con aceites vegetales acortados o parcialmente hidrogenados tales como rosquillas, galletas, galletas saladas, muffins, pasteles y pasteles ya que contienen mucha grasa trans.

La mayoría de nosotros somos muy conscientes del hecho de que la ingesta regular de grasas trans es muy perjudicial para nuestra salud, constituyendo un factor de riesgo para una serie de enfermedades. Paradójicamente, la ingesta de grasas trans ha aumentado dramáticamente problemas de salud especialmente en los niños y los jóvenes. Esto debe ser comprobado con el fin de reducir la incidencia de las enfermedades, de las cuales son un factor de riesgo.

• Te Gusto esta Información Compártela Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *